Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Sin lugar a dudas, la mejor manera de conocer un pueblo y su idiosincrasia, es a través de su comida, esto, es todo cultura señores. Pero claro, hay muchas formas de probar su comida, lo que hacemos normalmente cuando viajamos, es ir a lo seguro, es decir, a cadenas de restaurantes que ya conocemos o a restaurantes locales de “alto standing” o preparados para los turistas y esta, no es la esencia de la comida de un pueblo, quiero decir, que, estos establecimientos están preparados justamente para eso, para los turistas, y en muchos países, la mejor comida está en la calle y nunca, a no ser que tengamos conocidos del lugar en el que estamos y sepan cocinar como deben los platos de su ciudad, vamos a conocer el “alma” gastronómica del lugar que visitemos, para esto, debemos arriesgarnos a comer la comida que se vende en la “calle” y sabrás de lo que te estoy hablando, y digo arriesgarnos, porque claro, en Europa, los establecimientos de la “calle” no son iguales que en Asia, América, o en otra parte. Estos platos, tentempiés, sándwich, o lo que fuese que ofrezcan, ya sea, en carritos, camiones, casetas, puestos de mercado, ferias, fiestas, restaurantes improvisados o pequeños establecimientos fuera de las rutas habituales de los turistas, son sabores de otra galaxia, es algo fuera de este mundo, es para hacer esa típica exclamación: tiene un no sé qué, que lo hace sublime, un Lahmacun cerca de la plaza Taksim en Estambul, un Pani c’a meusa en Sicilia, unos acararé do camarôes bahianos en Brasil, unos anticuchos en cualquier calle de la colonial Lima o unas gorditas en las plazas de Ciudad de México, en fin, ya sea para desayunar, comer, cenar, entre comidas, suave, crujiente, dulce o salado, muchos de estos productos deben ser considerados patrimonio cultural y gastronómico del mundo, y aunque no necesariamente, estos “platos” son los más típicos o más representativos de cada gastronomía y probablemente ni se conozcan fuera de sus fronteras, sí son la esencia de sus calles y sus pueblos y entre sabores y aromas, a más de uno, yo le hacía un monumento. A continuación, unas pocas referencias de algunos países, si no, me faltaría cyber espacio para ponerlos todos. Ya sabes, si visitas una de estas ciudades que verás a continuación, no dejes de probar lo que te ofrecen ya que de la tierra al cielo se llega de un bocado. Yo propongo la comida, tú pones el orden de preferencia, haciendo tu ranking particular.

Lahmacun, Estambul-Turquía En la larga y pintoresca calle Istikal cerca de la plaza Taksim en el barrio de Beyoglu, encontrarás gran diversidad de Kebabs, como el ‘Balik ekmek’, un Kebab de pescado `monumental´, pero esta vez me quedo con un lahmacun. Plato de la antigua Anatolia, conocida “comercialmente” también como la pizza turca, su nombre proviene del árabe lahm ala ajeen que significa algo así como carne sobre pasta, esta vez, carne de cordero con queso, cebolla, lechuga, tomate, comino, salsa de yogur, perejil fresco, picante, algunas veces envuelta y con un gajo de limón, te harán recuperar fuerzas para continuar recorriendo la calle.

Pani ca’ Meusa Sicilia-Italia También llamado pane con la milza. En la capital, Palermo, en el mercado de la Vucciria, disfrutaremos de este manjar, que es un “sándwich” de bazo, si de bazo de becerro, ese órgano que casi nadie sabe para qué sirve, pues sirve para comérselo. Bazo cortado en finas lonchas, se colarán trozos de pulmón, esófago e hígado, que es frito en mucho aceite y manteca, algo de sal, metido en un pan, que bien puede ser una focaccia o vastedda y medio limón, pocos sabores serán más tradicionales o auténticos, este plato, no es simple comida palermitana, es un atractivo turístico de la región, además, viene siendo consumido desde la edad media y las estadísticas de muerte por consumo de este alimento es nula. Por si acaso, abstenerse personal con problemas coronarios.

Gorditas DF-México Son unas tortillas gruesas hechas a mano, de maíz (o trigo) partidas por la mitad, fritas en manteca, con chicharrón prensado (carne y/o piel de cerdo frita triturada), hojas de cilantro fresco, lechuga, cebolla picada y queso Oaxaca rayado, depende de uno añadirle salsa verde o roja, “picosas” (picantes claro) lo encuentras a precio de risa y están por todos lados, varia su preparación según el sitio donde se compre.

Hot dog New York-USA La comida callejera en NY es toda una tradición, de hecho, se pueden adquirir guías de comida callejera exclusivamente, además en sus calles, encontraremos comidas, prácticamente de todo el planeta, pero lo que más se reconoce sin duda es, el hot dog, que ya sea en sus delis, camiones o carritos callejeros, tendrás infinidad de sitios para degustarlo. La salchicha, generalmente de cerdo y cocida al vapor, puesta sutilmente entre un bollo de pan esponjoso y alargado partido en dos, que sirve más de apoyo para la salchicha que otra cosa y encima mostaza, kétchup, cebolla, col (del tipo Chucrut) y pepinillos triturados, eso sí, duran lo que un suspiro, y ya puedes pedir otro. El Crif Dog en el East Village de Manhattan tiene gran fama.

Anticuchos Lima-Perú Todo el sabor del mestizaje en un palito. Son trozos se corazón de vaca, previamente macerados en un adobo a base de vinagre, comino, orégano, ajos, sal, pimienta, ají panca (tipo de pimiento) e insertados en brochetas de madera, son bien asados a la parrilla, se acompaña de patatas cocidas y un trozo de maíz cocido, además de salsas varias como la crema de rocoto (pimiento picante local) o la que no puede faltar el ají verde (salsa picante de chile local y hierba huacatay) que hacen una conjunción de sabores gloriosos, que te harán sentir, que estas en una sucursal del cielo, los aromas de estos puestos de comida aceleran el pulso a cualquiera. Estos puestos callejeros son muy concurridos y es normal encontrar gente haciendo largas colas esperando para comer.

Acarajé Salvador de Bahía-Brasil Nacida del Candomblé (religión afro-brasilera), y siendo mezcla de comida indígena y africana, dan a luz al acarajé. Es una “bolita” de masa a base de feijão fradinho (“judía de careta”, judías blancas pequeñas y peladas) y camarôes (gambas), fritas en aceite de dendê (aceite de palma encontrado también en la cocina africana, como la nigeriana y la de Ghana), acompañado de vatapá crema hecha con pan, gambas, leche de coco, cacahuetes y aceite de palma. También se acompaña de carurú hecho con ocras (vegetal africano), gambas frescas y secas, cebolla, anacardos y cacahuetes tostados y azeite de dendê. Servidos por cocineras mulatas, vestidas de un traje típico y de riguroso blanco, de sabor potente, debido al aceite de palma que se usa para freírlos, de color naranja y aroma muy particular, se venden por todo Brasil y normalmente se come para desayunar o merendar. Delicia!

Pastéis de Belém Lisboa-Portugal También tenemos dulces como no, los “pasteles de Belén” son pequeños pasteles circulares rellenos de crema (yema de huevo, leche y azúcar) o nata, dicen que su receta, es rigurosamente seguida y resguardada desde hace más de doscientos años. Son altamente apreciados los de la Antigua Confeitaría de Belém, sita en, rua Belém, 84 y fundada en 1837, dicen tener la autentica receta originaria del convento de Belén, abre todos los días y se hacen reservas.

Chacarero Santiago de Chile Un sándwich con mucho sabor, contundente, servido en un gran bollo de pan y relleno de churrasco fileteado muy tierno, rodajas de tomate, porotos verdes (judías verdes) y ají verde, los puristas dicen que no lleva salsas, aunque a mi me consta, que al tener uno entre manos, desbordaba salsas por doquier, una maravilla. Es una comida llena de vitaminas, proteínas, carbohidratos y poca grasa, ¿qué más se puede pedir? tal vez otro?. Otra gran opción es el Barros Luco, un sándwich con nombre de presidente.

Gatsby Ciudad del Cabo-Sudáfrica Esta especialidad de las calles caboverdianas, es un inmenso sándwich en toda regla, es una comida completa entre pan y pan, se usa un tipo de pan baguette, que en su interior encontraremos carne de ternera en tiras preparada previamente con masala (especia hindú compuestas por otras especias como el comino, jengibre, cardamomo, clavo, nuez moscada, cúrcuma, clavos, pimienta, canela, etc.), verduras cortadas y encurtidas, conocidas con Atchar (original del sur de Asia), lechuga, tomate, ajo, cilantro, queso, pimientos pequeños y picantes llamados piri piri y patatas fritas, sí, patatas fritas, es como tener un plato con todo, pero dentro de un pan, creando un crisol de sabores y un poema al colesterol, de verdad, es como querer suicidarse con una bomba de destrucción masiva, es el paraíso del glotón.

Ramen Tokio-Japón Aunque de origen chino, es servida en locales o en puestos callejeros conocidos como Yatai, el ramen es uno de los favoritos de los japoneses, no solo es delicioso si no también económico. Una sopa (caldo de pollo, jengibre, cebollas, zanahoria, algas konbu ) con fideos, carne de cerdo, gambas, brotes de bambú, huevo cocido, cebolleta verde y shoyu salsa de soja japonesa) claro. En la Tokio Station existe la llamada “calle del ramen” donde en un laberinto de calles encontrarás cientos de establecimientos que ofrecen este plato, el problema es no saber, qué tipo de ramen elegir. Ojo se come con palillos, y sorbiendo el caldo del cuenco en el que lo sirven, que a veces te lo servirán por separado de los fideos.

Fish `n´ chips Londres-Reino Unido En Londres se encuentra en sus calles comida de todo el mundo, literalmente, se le conoce como street food, pero lo bueno, es ir a uno de sus tantos mercadillos, que son unos verdaderos hervideros de gente, el Camden Lock por ejemplo y en sus puestos de comida, conocidos como stalls, comer el “plato bandera” local, el pescado rebozado (mayormente bacalao) con patatas fritas, se acompaña de guisantes cocidos, salsa tártara y limón. Existe en Londres una oferta gastronómica brutal, pero un fish and chips, acompañado de una pinta de cerveza o dos, te llevarán al séptimo cielo, elemental.

Phad thai Bangkok-Tailandia Dulce, salado, picante, una amalgama perfecta. Es el phad thai, es una explosión de sabores en la boca, que hace de estos fideos salteados al wok con salsa de pescado, pollo en trozos, gambas, huevo, pimientos, a veces tofu, brotes de soja, hojas de cilantro, salsa de tamarindo y cacahuetes triturados y servido con un gajo de lima, uno de los platos favoritos de locales y foráneos. Como es costumbre en las comidas de Tailandia, unos pimientos picantes picados y por encima no pueden faltar, una verdadera maravilla.

Currywurst Bonn-Alemania Expandida por toda Alemania, el Currywurst es una salchicha blanca de carne de cerdo conocida como Bratwurst, cortada en rodajas, bañada con salsa de tomate y espolvoreada con mucho curry en polvo, viene acompañado de un brötchen (bollo de pan típico alemán) o patatas fritas y los sirven en bandejitas de cartón con unos palillos o pequeños tenedores de plástico, es muy sabroso y da mucha sed, o tal vez la cerveza estaba muy buena? Se consume en Alemania desde finales de los 40, principios de los 50.

Philly Cheesesteak Philadelphia-USA Sándwich de un pan crocante o tierno y alargado (tipo submarino), relleno de carne de ternera, finamente fileteada y queso Provolone fundido o queso Whiz (crema de queso amarilla), con cebolla, pimientos, champiñones salteados y salsas como kétchup o mayonesa a placer. Una delicia contundente de la ciudad de Rocky, que tiraría a la lona en el primer asalto al más pintado y recio de los gourmand, y que acompaña a los ciudadanos de Philadelphia desde 1930, todo un histórico.

Waffles Bruselas-Bélgica Un dulce más a la lista, los encontramos por todos lados, en especial, alrededor de La Grande Plaçe, en el centro de Bruselas. Conocido como Gofre en español, es como una “oblea” rectangular, hecha con una masa de harina, huevo y levadura, vertida en una plancha de hierro doble con marcas de pequeños cuadros que los deja crujientes, se sirven calientes y su gracia no está en el gofre en sí, si no en todo lo que le puedes poner encima, como nata montada, helado, frutas, fudge (chocolate derretido), azúcar, mantequilla, miel, mermeladas, frutos de bayas frescas, rojos y negros, mantequilla de cacahuete, queso y así, hasta donde la imaginación nos lleve, una costumbre callejera belga desde el siglo XVIII. Es un producto muy calórico, pero total, una raya más al tigre?.

Como se puede apreciar, por todo el mundo hay maravillas, y esto, es solo la punta del iceberg, ya que este tema da para rato, dejemoslo aquí, ya tenemos los dientes bastante largos, y dejemos algo para el “postre”…

También te interesará leer:

Comida callejera II, el alma del pueblo

Anuncios