Etiquetas

, , , , , , , ,

Algunos están consideradas en extinción, otras se ven poco y alguna se dice que son simplemente leyendas urbanas, lo cierto es que cualquiera de estas especies es posible encontrarlas en las estepas hosteleras, será capaz de identificar si quiera alguna?…

Consumidorus Ávidus No le importa lo que le traigas, ni lo que le puedas ofrecer fuera de la carta, lo importante es traerlo ya! Que sea mucho y si se pudiese cortado en dimensiones de bocado para ahorrar tiempo, si por poder, hay que dárselo “ya digerido”.

Mamiferus Reyes Leonensis Este sin duda alguna es de la clase que podría confundirse con la del tipo Superius Especimun, y no es otro, que el que se cree que su dinero puede comprarlo todo, incluso tu integridad profesional o moral, lo deja caer con señas inconfundibles, como con el chasquido de sus dedos, silbar o usando otra seña o artimaña y normalmente esta ataviado de artilugios como cadenas, relojes de lujo, viste atuendos de marca, con algún otro animal a la altura del pecho, se transporta en vehículos con letras que ni él comprende y por lo general lo acompaña una hembra de alto standing, siempre se le ve mirando por encima de tu hombro y con muecas como si todo le apestase, es capaz de hacer de un día común en la vida del hostelero, en uno de los más largo que pueda vivir.

Clientis No Habidus Esta, es una especie “adorada” por los hosteleros, probablemente la que más, es aquella, que hace una reserva, de una cantidad importante de comensales, justo en las fechas de mayor ajetreo laboral y simplemente, no aparece, se le denomina como no habido, ni se digna a llamar para decirte que no va a ir, que se olvidó, es capaz de inventar las excusas mas enrevesadas o que la bomba atómica de turno cayó en su casa y sea cual sea su excusa, tranquilo, seguro que el hostelero tiene la culpa!

Comensallus Cuasi No Habidus Similar a la especie anterior, con la particularidad, de que hacer una reserva para un número determinado de personas y no aparecen ni la cuarta parte. No se sabe si este espécimen es más carroñero y repudiado que el anterior, ya que tiene la cara de presentarse como si te estuviese haciendo un favor y encima tienes que reverenciar su presencia, ignorando el daño que causa e inventado las más descabelladlas excusas para “cargarle el muerto” al que no viene o incluso al dueño del la casa.

Clientus Magnatum Webs Es una nueva especie que pulula por distintas estepas hosteleras y se enorgullece de ser el propietario intelectual de cuanta verborrea puede vomitar por su web, foro, blog o cualquiera lo que sea la plataforma que tenga por Internet y con un conocimiento nulo, te pone a parir a ti, a tu personal, tus años de experiencia, o lo que haga falta, sin haber pisado un restaurante del otro lado en su vida, vamos, el que sabe más de tu trabajo que tú y sin haberlo hecho antes. Es una especie muy dañina para el hostelero, lo peor de todo no es que tú, como tal, tengas un mal día, sino que lo tenga el propio espécimen en cuestión.

Tacañus Maximus Del tipo que no importa cuántos su misma especie vengan a comer, que pedirán por debajo del mínimo recomendado para su alimentación, mirando y midiendo todo lo que solicita a una velocidad de cálculo pasmosa y no hablar de su caridad a la hora de la contribución correspondiente.

Canis Lupus Antojus Contrarius Aunque parezca una especie en extinción y cada vez se vea menos, aun existe y es aquella que justo quiere comer todo lo opuesto a la oferta que hay para ese día, es de fácil confundir, con la que cambia todo lo que tienes de una manera muy particular que si bien cuesta más trabajo o implica mayor coste o simplemente no procede, sea cual sea el motivo, es conocida como Canis Lupus Tocapelotus.

Crocodylus Tragatotus Aunque a veces da gusto encontrar este espécimen, muchas veces resulta preocupante, ya que no se sabe si le gusta todo porque se hace bien, porque no ingiere alimento decente en su hábitat habitual o porque es un carroñero insaciable y acaba con cualquier alimento que se le cruza.

especies animales

También te interesará leer:

Fauna de clientes I

Anuncios